Maduro frontera colombiana
Maduro frontera colombiana

Maduro frontera colombiana

Nicolás Maduro está jugando un juego peligroso que más de 50 democracias en todo el mundo consideran ilegítimas.

Comenzó el 23 de septiembre con una reunión entre los Estados Unidos y más de una docena de partes latinoamericanas del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (Tiar), durante la cual acordaron investigar y arrestar a funcionarios del régimen de Maduro y otros sospechosos de tráfico de drogas, dinero.

Las indagaciones también apuntan a temas delicados como blanqueo y financiamiento del terrorismo.

Todo se intensificó en la última Asamblea General de las Naciones Unidas , cuando una gran cantidad de diplomáticos salieron en protesta durante el discurso de la vicepresidenta de Maduro, Delcy Rodríguez.

(No deje de leer: Pdvsa espera un repunte de la producción de crudo en 2020)

Pero el momento más preocupante para la dirección futura de la crisis de Venezuela fue cuando el presidente colombiano Iván Duque, subió al podio de la ONU para denunciar al régimen de Maduro por brindar apoyo a grupos armados ilegales de Colombia.

Las acciones de Maduro continúan generando desestabilización no solo en la frontera colombiana, sino en la región suramericana

“Mi gobierno tiene pruebas irrefutables y concluyentes que corroboran el apoyo de la dictadura a los grupos criminales y narcoterroristas que operan en Venezuela para intentar atacar a Colombia”,

El mandatario colombiano se comprometió a entregar la evidencia al secretario general de la ONU.

Maduro frontera colombiana / Posibles repercusiones

Las acciones de Maduro podrían provocar un conflicto armado o permitir que una confrontación no planificada se salga de control.

El apoyo de Venezuela a las guerrillas y narcotraficantes colombianos no es nada nuevo.

Pero el tema ha adquirido mayor urgencia en las últimas semanas después de que dos miembros destacados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), Jesús Santrich e Iván Márquez, quienes según los Estados Unidos todavía estaban traficando drogas en violación acuerdo de paz del 2016.

Este pacto desapareció, solo para resurgir en un vídeo que declara un nuevo capítulo en su guerra contra el estado colombiano.

Las autoridades colombianas dicen que la cinta fue filmada en Venezuela; esto fue seguido por un informe en el semanario bogotano Semana, citando un alijo de documentos secretos venezolanos que obtuvo para demostrar cómo el régimen de Maduro colabora con las Farc y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) para desestabilizar a Colombia. Un documento revela la ubicación del personal y los campamentos del ELN.

Lo más alarmante es que otro revela la alianza entre los servicios militares y de inteligencia venezolanos y la guerrilla para compartir información sobre la infraestructura estratégica de Colombia, incluidos sitios gubernamentales y militares, puertos, aeropuertos, puentes y carreteras.

Dado que solo en enero pasado el ELN se atribuyó la responsabilidad de un atentado en una academia de policía en Bogotá, que mató al menos a 20 personas e hirió a otras 70, es entendible la creciente consternación del gobierno de Duque.

Además de las tensiones, poco después del informe de Semana, el régimen de Maduro decidió lanzar ejercicios militares que involucraban a unos 150,000 militares a lo largo de la frontera colombiana, alegando que Venezuela estaba bajo amenaza de ataque.

Ante esta acción, el gobierno de Donald Trump reaccionó rápidamente, sin dejar dudas sobre cuál es la situación al respecto.

“Los aliados de Colombia harán todo lo posible para ayudar a uno de los mejores aliados que hemos tenido”, dijo a los periodistas Carlos Trujillo, embajador de Estados Unidos en la Organización de Estados Americanos.

Por su parte, el representante especial de los Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, fue más directo: “Si hay ataques transfronterizos desde Venezuela a Colombia, podemos esperar que los colombianos reaccionen”, dijo.

“Obviamente, apoyaríamos plenamente a Colombia en esa situación”, añadió.

Las provocaciones de Maduro son solo una parte del problema.

La frontera entre Colombia y Venezuela se ha convertido en una zona sin ley con tantas pandillas armadas y otros grupos ilegales que cruzan de un lado a otro y se aprovechan de los ciudadanos de ambas naciones.

Maduro frontera colombiana